..................................................

En Mis Rincones (barra derecha color verde, y casi al final del todo), podrás encontrar los diferentes temas que trato.

LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES DE ESTE BLOG SON SUBIDAS DE INTERNET. SI VES ALGUNA QUE ES DE TU PROPIEDAD Y DESEAS QUE LA ELIMINE, ME LO COMENTAS Y ASÍ LO HARÉ.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Había una vez un juicio, que no es que alegrara mucho el corazón.


(Telón)

-¡Señoría, pero es que me robaron!

-Deje, deje y responda: ¿No es cierto que ud no opuso resistencia?

-Vamos a ver, Sr. juez, yo estaba llenetica de miedo, temblando, y macordé de cuando dice la policía que no opongamos resistencia cuando alguien nos atraca. ¡Y eran cinco! ¿Qué podía hacer?

-Ya, pero, ¿no es cierto que ud abrió su bolso y les ofreció que, ellos mismos, digamos, se sirvieran?

-No, sí. bueno, exactamente no es así, pero…

-¡Ni peros ni nada! ¿Y no es cierto también que, cuando fue a denunciar el “supuesto robo” a comisaría, estuvo ud bromeando con el agente que le tomó declaración, al respecto de que uno de los atracadores llevaba la bragueta abierta?

-Bueno, estaba viva.

-¿Qué quiere decir?


-Quiero decir que yo, allí, en comisaría, estaba viva. Quién sabe, si me hubiera opuesto o defendido, lo que me podría haber pasado. Ellos me arrinconaron en un callejón sin salida, eran las dos de la mañana, ni un alma por la calle y me pusieron una navaja en el cuello… Y digo que estoy viva, porque uno de ellos me dijo que si gritaba o me resistía, me metía la navaja por… por…

-¿Por dónde? Aclare

-”¡Por tó el coño!”, señoría. Palabras textuales del que me puso la navaja en el cuello. Es más, en la denuncia consta el pinchazo del cuello y la sangre en el cuello de mi camisa, y las muñecas marcadas de cuando me cogieron y me arrastraron al callejón. Mire, mire. Y hay un parte médico.

-Ya, ya, pero que no especifica ni prueba que fuera a causa de una navaja, además, ahora no estamos en eso.

-¡Valgame Dios! y si no estamos en eso, me puede decir ¿en qué estamos?

-A ver, a ver... Según la defensa de los acusados, ud, tras un primer forcejeo de violencia gratuita, cedió y no parecía ni nerviosa, ni alterada, ni nada de nada, ¿eh?.

-Aparentemente, señor juez, aparentemente, que tenía un miedo en el cuerpo que… Me quedé helada. Bueno, y además supongo, que hay personas que podemos soportar, aparentemente mejor que otras, las situaciones violentas en nuestra vida. En mi casa me dicen que soy una siesa, porque, mire ud que le cuente, resulta que, en mis cumpleaños, cuando me hacen una fiesta y me hacen regalos, no demuestro much…

-Bueno, bueno, dejemos su vida privada. Más bien me parece a mí, que más que un robo, ud ha obrado como el que hace una obra de caridad, y eso no es delito.

-Señoría, ¡me han robado!

-¡Ud a consentido, señorita!

-¡¿Será posible?! ¿Y el pinchazo en la garganta, las marcas en las muñecas...mi denuncia? ¿el parte médico?

-Sí, todo correcto, pero eso no demuestra que ud no haya consentido el robo. Además, tenemos un video de de uno de los móviles de los acusados que demuestra su pasividad y ofrecimiento de los enseres de su bolso. Ya le digo, más bien parece que es una obra de caridad, que es, al fin y al cabo, lo que alega la defensa junto con la total inocencia de los acusados. A ver que lea… Ah, ya, aquí: “que cinco individuos, los aquí presentes, se le acercaron a doña “bla, bla bla…” o sea, a ud, a eso de las 02:00 am, y cortésmente le pidieron, por caridad, les diera una ayuda para coger un taxi, ya que tenían que desplazarse a Montilla de la Apalancá, que distaba a unos 10 km aproximadamente del punto donde uds se encontraban, a lo que ud, presa del pánico, comenzó a chillar que “no” y a gritar pidiendo “socorro”, porque pensaba que le iban a robar...

-¡Mentira!, ¡todo mentira!

-¡Calle y déjeme terminar!

-¡Señor juez…!

-Shhhhhhh, comportese o la echo de la sala.
Sigo. Acto seguido, comenzó a propinarles varios golpes con el bolso y patadas, a los acusados, y como consecuencia, se le rompió el zapato y se dañó el cuello. Y en el forcejeo con dos de los acusados, para pararles ellos los golpes que ud les estaba propinando, se le hicieron las marcas en las muñecas” ¿Es que no es así, señorita?

-¡No!, Esto…

-¡No me rechiste!

-Joé, pero si má preguntao ud… ¿Pues sabe lo que le digo?, ¡pues que no! ¡No, no es así! Mi “no” y mis peticiones de socorro se produjeron cuando me agarraron de las muñecas y me amenazaron con la navaja . Lo único cierto en toda la farsa de la defensa es, que me dijeron que “por favor, les diera una ayuda para un taxi”. ¡Eso, eso, es lo único cierto en todo esto!. Acto seguido, y ante mi negativa, pasarona reducirme por las muñecas, enseñarme la navaja y arrastrarme al callejón. Allí me acordé de que no debía resistirme… y dejé que me robaran. Todo lo que se diga aquí de más, es mentira.

-¿Qué? ¿Se atreve ud a contradecirme? Mire que…En fin, que no estoy yo para tonterías de niña histérica.
Esto...Por favor, llamen al ujier que me traigan un cafelito bien cargado, que esta noche he dormido poco y...

-¡Señoría!

-¿Qué?

-Pues que estoy aquí, ¿sacuerda?

-No, si ya, ya la veo. -ejem- ¿Por dónde íbamos?

-Señoría, me asaltaron, eran las dos de la mañana, ni un alma por la calle, me amenazaron con pincharme ¿Es mi culpa que yo no me derrumbe en esos momentos en los que la vida te golpea duro, y una, a pesar de ser una víctima de las circunstancias, procure rehacer su vida lo mejor y más sanamente que pueda para su salud mental?

-¿Una? ¿Quién es esa una?

-¡Señoría, pues yo!

-Vaya, que yo sin mi cafetito mañanero… Digo… Bueno, basta ya. ¿Y qué más?


-¿Es que acaso tengo que ir por ahí, llorando por las esquinas como plañidera? ¿Quién no ha contado chistes en un tanatorio, en el velatorio de un familiar querido?

-¡Yo, no, señorita!

-Pues yo sí, y con mi misma madre, la hija de la muerta, ¿sabe ud?. Que una cosa no quita la otra.

-¡Qué barbaridad!

-No, si ya…

-Calle, calle, que voy a resolver.

-¿Ya?

-Sí, mire, mi mujer no sale del trabajo hasta las dos de la tarde y tenemos invitados en casa. Hay que comprar unas cosillas y... Esto… Oiga, que no le intaresa a ud mi vida…

-Ud ha empezado.

-Bueno, sigamos -ejem- Vistas las defensas y la acusaciones, y dada, señorita, nuestra charlita, yo resuelvo:
Que el día de autos, los cinco acusados, ni robaron ni perjudicaron físicamente a la denuncianta y que, dichas heridas y marcas, se las produjo ella misma a consecuencia del forcejeo que mantuvo con los cinco acusados, al creerse atacada por ello.

-Señoría, ¿qué iba a hacer? Me agarraron de las muñecas fuertemente y me arrastraron al callejón, me rompieron el tacón de un zapato en un primer forcejeo, me amenazaron con pincharme si no les daba todo el dinero, sangré por el cuello manchando el cuello de la camisa… Todo esto está en la denuncia. Y cuando terminé de hacer la denuncia, un agente me felicitó por no haberme resistido, porque si no, dijo, “quien sabe lo que hubieran podido hacerme”

-Ya, ya, ya...Ya estoy resolviendo. Callese, que sigo.
Quiero hacer constar, que la desaparición del teléfono móvil y las tarjetas de crédito de la denuncianta, se produjeron en el momento del forcejeo que, según testimonio de uno de los acusados, éste se abrió y cayeron objetos diversos tales, como el teléfono móvil, las tarjetas de crédito, barra de labios, tampones, pre-ser-va-ti-vos… que a saber… Bueno, etc, y que ellos mismos la ayudaron a recuperarlos, salvo los mencionados desaparecidos. Y a pesar de todo esto, hago constar, que “los acusados actuaron creyendo que su conducta, la de ellos, claro, era lícita”, porque, si bien de primeras la denuncianta se comportó con una actitud agresiva y una total y gratuita violencia…

-¡Mentira!

-¡A callar!


-¡Mierda!

 -Sigo... a ver... ya. Posteriormente, cuando se serenó al comprobar la bondad de los, supuestos atracadores y de que no la iban a atracar, les abrió el bolso, a lo que ellos, los acusados, interpretaron la buena voluntad de la denuncianta, encaminada a subsidiarles la carrera del taxi. O sea, que les daba total licencia para que cogieran lo que necesitaran. Así que, en todo caso, hubo un “error de prohibición”, lo que está amparado por el artículo 14,3 del Código Penal.

-¡¿Qué?!

-¡Shhhhh! ¡Calle, calle!

Por todo lo anterior, y dadas las escasas pruebas presentadas en defensa de la denuncianta…

(telón)

Y por supuesto, toda, digamos, coincidencia, con la realidad, es puro parecido –si, lo he escrito bien- Y es que, si no todo en esta vida, sí es cierto que hay situaciones que son, puritito teatro.



martes, 21 de noviembre de 2017

Dime Si Eres Tú Quien Pasa Por La Vida, O Si Es La Vida La Que Por tí Pasa.


Es el Tiempo
el único camino
por el que, por mucho
que nos empeñemos
en no andar,
él,
nos anda
y día a día
nos trajina
y nos empuja
y nos arrastra
por detrás
y por delante,
mostrándonos,
como en escaparates,
toda nuestra vida.
Clavándolos
en las retinas
de nuestro corazón.

Arrugas,
canas,
vista cansada,
manos llenas
de experiencias.
Espinas,
flores,
ajenjo y yerbabuena.

Amor
y desamor.

La vida pasa.

¿Es la vida
quien por nosotros
pasa,
o por el contrario,
es nuestro paso
firme
el que pasa
por la vida?

Y no hay
vida peor
que comer
solo,
cada día,
frente al televisor.

Cucharadas
de sopa boba
cayendo fideos
del plato
a la boca,
como caen
las hojas de almanaque
cada fin de mes.
Como caen
las mariposas
muertas,
sin sus alas
a la tierra.

Por lo menos,
existe
el mando a distancia
que, como muñeca sexual,
obedece
sin rechistar.

Lo jodido es,
cuando le faltan las pilas
o algún contacto
falla.
Es entonces
que hay que darle
unos azotes
en sus partes,
o sea,
en el compartimento
de las pilas.

Y mientras tanto,
entre cucharada y cucharada,
el tiempo
nos anda.
A la chita callando
nos va andando
entre recuerdos
escondidos
en los michelines.
Nos anda
entre sonrisas,
entre lágrimas.

Nos anda,
entre agarrarnos a la vida.

Entre aferrarse al pasado.

¡Anda,
que si nos anda!

Pero,
aunque el tiempo
me ande,
mientras me anda,
yo,
ando.

…..ooOoo…..


martes, 14 de noviembre de 2017

Noches Sin Estrellas

Resultado de imagen de luz en la oscuridad

Son las noches 
sin estrellas 
las mejores, 
porque es entonces
cuando ella, 
aún brilla 
muchos más.

.....ooOoo.....

jueves, 2 de noviembre de 2017

La Vieja De Los Gatos

 

Dicen,
que por calles y tejados,
deambulan gatos
buscando a quién adoptar. 

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

Y soñó,
que mil globos
por los aires la mecían
y hasta el sol
se la llevaban,
en cunita de cañas
y sabanitas de seda blanca,
como la nieve blanca.

Nada le queda
ni le queda nada
porque, ni nada tenía,
ni tenía a nadie
que le atase a este mundo.

Ni siquiera
un hijo
que llevarse
a los brazos.

Su mundo fue,
crear lacitos de plata
con hilillos de amor,
que en cada rincón de su vida
los iba colocando,
como mariposas
de alfileres prisioneras,
en una pequeña caja de ilusiones.

Y el mundo
se la tragó entera
y verdadera;
que no hubo trampa
ni cartón
y en su cajita de pino
se la enterró.

A su entierro,
tan solo el enterrador
y un pequeño gorrión
que por allí volaba
y en un clavel se posó,
hicieron de cortejo,
Aquellos dos,
sin lágrimas le lloraron,
mientras un frío "adiós",
del sepulturero,
despedía aquel cuerpo.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio".

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

Fue el 34
que, cuando la vio
abalanzarse sobre él,
ya fue imposible
parar el  reloj
y dar marcha atrás.

Si la cabeza se le fue
o fue premeditado,
vaya usted a saber,
porque, lo que se dice saber,
nadie a ciencia cierta lo sabe.
Tal vez, tan solo el cielo lo sepa.

Puede ser,
que algún gato lo supiera
porque, ella,
con sus gatos hablaba y hablaba...
y hablaba tardes enteras
allá en el solar
de la casa del Conde,
donde todos los días
les echaba de comer
por entre cascotes.
(Si no eran cien,
por ahí andarían.)
Y al caer el sol,
tras la línea del cielo,
un paso tranquilo y sereno,
la devolvía de nuevo
a sus cuatro paredes heridas,
que por hogar tenía.

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio"

Tres veces se escapó del asilo.
La segunda, la amarraron
y la sedaron.
Y hasta que la soltaron
y por el patio, de nuevo,
volvió a pasear,
que se volvió a escapar.

Despojada de vida,
se robó
los último pedazos
de su propia vida.

"La vieja de los gatos",
la llamaban.
"La loca del barrio".

Dicen que hoy, 
los gatos
deambulan por calles y tejados,
buscando a quien adoptar.

…..ooOoo…..

lunes, 16 de octubre de 2017

Huella

 
Sentir,
que la vida nos abraza
y deja su huella
en nuestra espalda.
Huella que es fuego
y a fuego
se nos marca
y nos obliga
a recorrer caminos,
unas veces de angustia,
otras de esperanza.

Huella, que nos ama
y que nos mata.

La misma huella que nos baña
en nuestras propias lágrimas,
de sangre una veces,
de risas otras.
Que nos hace mariposear alegrías
para combatir tristezas,
la huella que nos funde al cemento,
endureciendo nuestros pies descalzos
a cada pisada.

Huella,
que a la gloria bendita
nos transporta,
no eleva y nos convierte
en cuerdos locos,
sobre todo mortal
marmóreo
que nos rodea.
Esa misma huella
que en los infiernos
nos entierra
y allí,
Dios sabe
cómo salimos de él…
o si nos condenamos.

Y sentir,
sentir hasta faltarnos el aliento
la huella de la vida
que nos provoca el ansia de gritar
por encima de los cielos,
que tú y yo
estamos vivos,
a pesar de los muertos
que viven a nuestro
alrededor.
A pesar de la sinrazón
de quienes visten
su corazón de razones grises,
e inciertas.


…..ooOoo…..

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Lo Llevo en Mis Genes.



Allí estábamos todos, ¿recuerdas?, sentados alrededor de la mesa y apurando un chupito de vino moscatel que acompañaba  unas “milojas”, en esas tertulias largas, largas de familia. Yo, estaba algo distraído pensando en mis cosas, cuando oí a una de mis hermanas:

--Recuerdo, que siendo yo muy pequeña, entré a la cocina y pasé junto a mis padres que estaban sentados a la mesa, y jamás olvidaré lo que estaban  hablando:

"Yo quiero morirme después que tú"
"No, yo" -respondía el otro-

Y es que -siguió diciendo mi harmana- se querían tanto, que no soportaban que a la muerte de uno de ellos, el otro sufriera.

Yo, te miré sin poder evitar una sonrisa llena de cariño, y te dije en voz muy baja:

--¿Oyess?, lo mismico que yo ya te he dicho en alguna ocasión. Es que lo llevo en la sangre. -y volví a sonreir- Lo llevo en mis genes.

martes, 15 de agosto de 2017

Sé Que Nos Faltará Tiempo.

Imagen relacionada

Sé que nos faltará tiempo,
que toda una vida
no nos será posible.

Se me hace, tan pequeño
el infinito
para amarte...

.....ooOoo.....

domingo, 2 de julio de 2017

Te Quiero Tanto

Te  quiero tanto,
que la lluvia
la convertiría en fuego,
y el fuego en estrellitas de nácar
para adornar tu pelo.

Te quiero tanto,
que ni la voz
me sale del cuerpo
para decirte Te Quiero.

Tanto Te quiero, 
que se me escapa el amor
de mi sangre a tus venas,
navegando, a rumbo fijo,
por entre los entresijos
de tu vida.

Y entre tanto y tanto,
el cielo se nos hace cómplice
y se desmadeja
entre arrullos y silencios,
entre brisas de albahaca,
azahar y yerbabuena.

Te quiero tanto, amor,
que si me mintieras,
todas tus mentiras
las convertiría
en verdades.


…..ooOoo…..

jueves, 22 de junio de 2017

Tu Ausencia

Resultado de imagen de tu ausencia en la noche

Abrí los ojos
a lo oscuro.
Sobre mi almohada,
tu perfume embriagaba
mis recuerdos.

Pasaban de puntillas las horas,
en silencio, sin hacer ruido,
pero derramando
sus minutos en mi pecho,
que se me clavaban
como crueles alfileritos negros.

Infinito se me hacía el tiempo,
inmenso,
como el mirar
de tus "ojicos guapos";
y yo, perdido,
como aquel barquito velero
que jamás llegará a puerto;
como quedar sin aire
en los pulmones
en una eterna agonía.

No me robes luna
sus recuerdos;
de lo alto del cielo,
nunca me robes sus recuerdos,
porque muero.

Entre tanto la noche pasaba,
se me consumía el alma 
de soledad.
Y quise volar hacia ti,
queriendo seguir
el rastro de tus huellas,
las mismas huellas
que en mi cuerpo dejaron
aquel perfume nocturno,
y que reclamaban tu presencia.

Por un instante,
sentí a la noche morir a mares.
Tal vez soñara
no amanecer contigo.


…..ooOoo…..

viernes, 24 de marzo de 2017

Encontrar La Primavera


La primavera ha venido
y de este corro no ha salido;
que la busque,
que la busque...

¿Quién la querría buscar?

¿Acaso encontraríamos
la risa perdida de un niño
surcando ríos de sangre?

¿Encontraríamos
los besos de los amantes
entre espinas de metal
y huesos rotos?

¿Y la felicidad,
la podríamos encontrar
tirada en las aceras?

¿Quién quiere encontrar
la primavera
en este berenjenal
de inhumanidad?

A veces,
mi corazón se cansa
y juega a que me engaña
y me convierte en abatido
queriendo no vivir
esta pesadilla
diaria, cotidiana.

A veces, el horror,
se convierte en algo
tan normal y cotidiano,
como el paso
de la noche al día.

A veces,
acallamos la poesía
de los amaneceres
con nuestra indiferencia.

Yo quisiera ser
siempre ave del paraíso,
y no gorrión de calle.

¿Quién quiere buscar
aquella humanidad perdida?
¿Quién quiere gritar
y no callar,
agarrar los vientos
y pasear
por los parajes yermos
para darles vida?
¿O es que estamos
tan muertos
que, de tan podridos,
ya ni olemos
a jazmines en las noches
ni a azahares en los campos?

El llanto me sabe
a amargo ajenjo
cuando muerde
mis labios,
pero Ella,
me hace ver
un firmamento
iluminado de estrellas.
Con Ella,
cada lágrima es
una minúscula lupa
que aumenta y me hace ver
la pequeña luz
que aún queda.
Es Ella
la que hace que,
de mis venas,
cada día
sigan brotando
primaveras.

…..ooOoo…..